Etiquetas

, , ,

La música ofrece un humus fecundo para la narrativa. La escisión existente entre palabra y sonido favorece una creación imaginativa sobre los grandes personajes y acontecimientos musicales, pudiendo incluso iluminar desde la recreación episodios oscuros y penetrar en las entrañas de las grandes obras del repertorio y de las relaciones existentes con las vivencias de sus autores. Pese a ello hay muchos compositores de primerísimo nivel que, aun habiendo discurrido su vida en una continua peripecia, no cuentan con aproximaciones narrativas que aborden sus luces y sus sombras con el fronterizo verbo de la narración.

Al margen de la relación que ofrecemos hay relatos que tratan a algunos importantes compositores como personajes secundarios o que incluyen la música como aspecto relevante en el discurso narrativo. En este sentido cabe citar la aparición de Domenico Scarlatti en Memorial del convento de José Saramago, el relato sobre Händel en Momentos estelares de la humanidaddel espléndido Stephan Zweig, la irrupción de Scriabin en El absoluto de Daniel Guebel o las continuas referencias a diferentes compositores y a la música en su conjunto en la obra del japonés Haruki Murakami, por ejemplo en su novela Los años de peregrinación del chico sin color en alusión directa al repertorio lisztiano. No incluimos alguna narración por no estar traducida al español, así el relato de Greenghalgh en su Coco and Igor sobre el autor de la Consagración de la primavera.

Dejamos un conjunto de novelas que se acercan a compositores relevantes del repertorio pianístico. Algunos de los novelistas que presentamos poseen una talla muy contrastada en el panorama narrativo actual: Julian Barnes, Jean Echenoz o Kjell Espmark son figuras que cuentan con una reconocidísima trayectoria literaria. Ha sido una grata sorpresa encontrar en esta investigación aproximaciones recientes a la música: las novelas de López Mourelle, Reyes Monforte y de Cuenca Sandoval están escritas en el último lustro, ofreciendo las tres un poderoso marco biográfico y una interesante ambientación histórica. Por otra parte, Elizabeth Subercaseaux (escritora chilena descendiente de Robert y Clara Schumann) muestra gran pasión por la música en sus narraciones sobre Schumann y Brahms. Finalmente, conviene subrayar el acercamiento psicológico al padre Soler y a Enrique Granados, los dos compositores españoles abordados por Delgado Montero y Milton respectivamente.

Novelas sobre grandes compositores

COMPOSITOR DATOS DE LA NOVELA
BACH, J. S. LÓPEZ MOURELLE, Q. (2019). La herida de Bach. La Coruña: Grupo Beroly.
BARTÖK, B. ESPMARK, K. (2007). Bela Bartok contra el tercer reich. Vitoria: Bassarai.
BRAHMS, J. SUBERCASEAUX, E. (2016). La pasión de Brahms. Valparaíso: Sudamericana.
GRANADOS, E. MILTON, J. W. (2007). El ruiseñor abatido. Enric Granados, una vida apasionada (1867–1916). Barcelona: Milenio.
MESSIAEN, O. CUENCA SANDOVAL, M. (2018). El don de la fiebre. Barcelona: Seix Barral.
MOZART, W. A. CHARBONNIER, R. (2011). Nannerl, la hermana de Mozart. Barcelona: Edhasa.
MOZART, W. A. MÖRIKE, E. (2006). Mozart, camino de Praga y los poemas musicados por Hugo Wolf. Valladolid: Alba.
PROKOFIEFF, S. MONFORTE, R. (2015). Una pasión rusa. Barcelona: Planeta.
RAVEL, M. ECHENOZ, J. (2007). Ravel. Barcelona: Anagrama.
SCHUMANN, R. SUBERCASEAUX, E. (2015). La música para Clara. Barcelona: Lumen.
SHOSTAKOVICH, D. BARNES, J. (2016). El ruido del tiempo. Barcelona: Anagrama.
SOLER, A. DELGADO MONTERO, F. (2015). El diablo vestido de fraile. Madrid: Alpuerto.

bibliografia-narrativa-compositores