Etiquetas

, ,

1. Datos biográficos
  • Salzburgo (1756) – Viena (1791).
  • Artista precoz. Realizó larguísimas giras de infancia junto a su padre mostrando un prodigio musical inusual.
  • Tras un breve periodo de juventud en Salzburgo, se marchó a Viena para vivir la década de su madurez musical (1781–1791).
  • No asumía el papel del músico como servidor. Precisamente su enfrentamiento con el arzobispo de Salzburgo, Jeronimus Colloredo, propició su marcha a Viena. Mozart inicia un nuevo camino en la posición social del artista músico. Los conciertos por suscripción constituyeron una forma atrevida de vida hacia el artista independiente.
  • Su enorme producción fue catalogada por Köchel (KV: Köchel verzeichnis): 41 sinfonías; óperas como Las bodas de Fígaro, Don Giovanni y La flauta mágica; el Réquiem; 27 conciertos para piano y orquesta y las 18 sonatas para teclado.
  • Mozart representa junto a Haydn y Beethoven el máximo exponente del clasicismo musical. Viena era la capital de la música.
2. Periodos pianísticos

La obra pianística de Mozart puede dividirse en varias etapas:

  • Las sonatas de juventud (KV. 279–284).
  • Las sonatas de Mannheim (309 y 311) y de París (KV 310 y 330–333).
  • Finalmente las sonatas pertenecientes al periodo vienés (KV 457–475, 533, 545, 570 y 576). A esta etapa corresponden igualmente los conciertos para piano y orquesta más relevantes del catálogo mozartiano.
3. Elementos estilísticos
  • Influyeron en Mozart: Leopold Mozart, Schobert, Martini (aprendizaje del contrapunto), Haydn (desarrollo de motivos), J. C. Bach (uso del cantabile y la ligereza, de los temas contrastados), C. P. E. Bach (cromatismo y mayor libertad de sus fantasías). J. S. Bach como su último maestro a través del barón von Swieten (profundización contrapuntística de las últimas sonatas vienesas).
  • Los rasgos principales del equilibrio clásico de Mozart son: frase articulada, simetría y temas contrastados.
  • Uso de la frase periódica (frente a la secuencia armónica del barroco).
  • Es un estilo caracterizado por la simetría y por una agilidad discursiva potenciada por la variedad rítmica.
  • El discurso musical del estilo clásico parte de la idea central de la tensión armónica propiciada por el movimiento dramático de tónica hacia dominante.
  • El uso de temas diferentes pretende generar contraste (por ejemplo los temas B de sonatas suelen poseer mayor expresividad).
  • El estilo clásico es una síntesis y resolución de un proceso formal conflictivo (resolución del tema B de las sonatas en la recapitulación sobre la tonalidad principal frente a la modulación tonal de la exposición).
  • Mozart también presenta reminiscencias del Sturm und Drang (sobre todo sonata kv. 457).
4. Forma musical

Las formas que Mozart usó más asiduamente fueron: – Forma sonata. – Tema con variaciones. – Forma lied. – Rondó.

5. Aspectos armónicos
  • Inicios más habituales son con encadenamientos I-V-I o I-IV-I.
  • Es también frecuente pasajes de cruzamiento de manos.
  • Es muy general el uso de apoyaturas en la dominante.
  • Uso frecuente de progresiones descendentes por segundas.
  • Es novedoso el uso de la 9ª mayor sobre la dominante.
6. Texturas
  • Generalmente utiliza una textura homofónica de melodía acompañada con bajo Alberti, acordes tríadas o acordes divididos en mano izquierda. Usa en ocasiones la armonía en registros agudos (efecto de transparencia).
  • Es habitual la utilización del cruce de manos.
  • En las últimas sonatas incorpora mayor densidad contrapuntística (KV 533 y 576 por ejemplo).
7. Interpretación
  • La claridad de las texturas es la principal característica que puede exigirse en la interpretación de Mozart.
  • Según Chiantore, Mozart nunca abandonó los rasgos interpretativos del estilo galante.
  • Algunas indicaciones sobre la interpretación recogidas en cartas de Mozart son: ejecución de la obra en el tiempo adecuado, interpretación con gusto y exenta de mecanicismo, tocar tranquilo y natural, condena de irregularidad rítmica.
  • Su ideal pianístico es acorde a la pulsación de los pianos vieneses (Walter) y de Augsburgo (Stein) frente al ideal de resistencia de Clementi afín a la construcción de pianos en Londres: ligereza, flexibilidad, suavidad, agilidad.
  • El ritmo y tempo de continuidad y articulación (sin meditaciones) requiere una pulsación precisa, sutil al tiempo que decidida. El movimiento rápido del dedo confiere igualdad y precisión al ataque.
  • Uso del toque “leggero” que prescinde del peso del brazo. Frente al peso del brazo (técnica propiamente lisztiana) y a la acentuación de brazo (incorporada por Beethoven), Mozart, junto a la técnica estrictamente de dedos añade la colaboración de muñeca y antebrazo.
  • El juego dinámico es de permanentes crescendos y diminuendos, con diversidad de acentuaciones (esforzandos, fortes-pianos). Conviene diferenciar entre los pasajes de contrastes dinámicos y aquellos en que se requiere de enlaces dinámicos entre un forte y un piano (simplemente no indicados en la partitura por la proximidad de la época entre composición e interpretación).
  • En ocasiones Mozart pretende trasladar al piano la sonoridad orquestal (310 y 457 por ejemplo). Conviene entender a Mozart en el conjunto de su obra, asumiendo elementos de su producción sinfónica y del dramatismo y caracterización de sus personajes operísticos: cada sonata de Mozart parece ser en síntesis la representación de una breve ópera.
  • Uso de un pedal limitado con la intención de colorear la sonoridad.