Etiquetas

, , , ,

Aproximación biográfica

Manuel de Falla ha pasado a la historia por ser uno de los principales compositores de la música española. En sus inicios fue un interesante intérprete de piano, que había recibido clases de José Tragó, uno de los más influyentes catedráticos del Conservatorio Superior de Madrid. Falla obtuvo en 1899 el premio extraordinario de Piano, e incluso en 1905 ganó el certamen pianístico Ortiz y Cusó con un jurado formado por los catedráticos Pilar Fernández de la Mora y José Tragó y por intérpretes de la talla del insigne Joaquín Malats. La disputa en este certamen pianístico en el que Manuel de Falla obtuvo como premio un piano de cola de la firma Ortiz y Cusó valorado en 5000 pesetas tuvo que ser igualada, ya que Falla tuvo que superar al jovencísimo Frank Marshall, quien recibiría una mención especial. El concurso había exigido la interpretación de piezas tales como las Fantasiestücke Op. 12 de Schumann, la balada en fa menor de Chopin, obras de Scarlatti o Beethoven, y como obra optativa la Campanella de Liszt o el estudio en forma de vals de Saint-Saëns.

Sin embargo, la carrera como concertista en España era un camino tortuoso y Falla inclina progresivamente su labor hacia la composición. En el curso 1902–1903 el Conservatorio de Madrid celebra un concurso de composición para elegir la obra obligatoria que sería interpretada en el premio extraordinario de fin de curso. El triunfador sería Enrique Granados con su Allegro de concierto y Manuel de Falla en esta ocasión ya había presentado una pieza titulada igualmente Allegro de concierto. Por eso, cuando se trasladó a París fue abandonando la interpretación para centrarse en la composición. Las apariciones como intérprete de Falla serían ya episódicas y siempre para tocar sus propias obras. En 1932 se produjo el último concierto público al piano de Falla.

Las primeras obras para piano del gaditano en esta etapa de juventud tenían un estilo eminentemente romántico y así se trasluce en , la mazurca o el nocturno. No en vano su profesor de piano, José Tragó, fue discípulo en París de Georges Mathias, quien a su vez lo había sido del propio Chopin. El salto cualitativo se produce con las Piezas españolas (1907–1908) terminadas en París, en las que penetra el impresionismo de Debussy o Ravel junto a elementos musicales del nacionalismo español. Las Cuatro piezas españolas fueron estrenadas en París en un memorable concierto de 1909 por Ricardo Viñes en un recital en el que a la sazón el pianista leridano también estrenaba nada menos que Gaspard de la Nuit de Maurice Ravel.

El siguiente hito pianístico de Falla sería Noches en los jardines de España, cuadro orquestal con piano finalizado en 1915 y cuyo dedicatario fue Viñes, quien estaba destinado a realizar su estreno en Madrid. Sin embargo, la agenda de Viñes impidió que pudiera participar en su estreno y, por ello, la tarea fue encomendada a un por entonces joven José Cubiles.

Por su parte, la composición de la Fantasía Baetica se produjo en unas circunstancias particulares. Habiendo conocido Arthur Rubinstein a través de Falla las necesidades económicas que estaba pasando Igor Stravinsky, el pianista polaco encargó dos obras pianísticas: el Piano ragmusic al compositor ruso (obra que Rubinstein jamás entendió) y otra pieza a Manuel de Falla. El resultado de este encargo fue la Fantasía Baetica, obra colosal concluida en 1919. El dedicatario de la partitura sería el propio Rubinstein, quien la estrenaría en Nueva York en 1920, si bien jamás volvería a programarla en sus recitales por considerarla una pieza de gran austeridad.

Las restantes obras del legado pianístico de Falla son los homenajes a Claude Debussy y Paul Dukas, la Canción de los remeros del Volga, así como las transcripciones de piezas procedentes de sus ballets El sombrero de tres picos y El amor brujo.

Grabaciones discográficas

Si bien la producción no es tan abundante como la de Albéniz, Granados o Turina, la obra para piano de Falla ha sido uno de los caballos de batalla de los pianistas españoles. El castellonense Leopoldo Querol, como también ocurriera en 1954 con la Suite Iberia de Albéniz, sería el primer pianista que registraría las Piezas españolas en grabación discográfica en 1936 (recientemente recuperada en 2015). También algunos pianistas históricos de esta etapa grabaron parcialmente obras pianísticas de Falla; y así Ricard Viñes registró cinco números de las transcripciones para piano de El amor brujo entre 1929–1936; y a finales de la década de los 50 serían José Tordesillas (1958), José Cubiles y José Iturbi (1959) quienes grabaran obras de Falla. Cabe mencionar también la grabación histórica que la zaragozana Pilar Bayona hiciera de la Fantasía Bética o las de Arthur Rubinstein para RCA de las Noches en los jardines de España o de piezas como Danza del molinero, Danza ritual del fuego o Danza del terror.

Afortunadamente en el último tercio del siglo XX los grandes intérpretes españoles han grabado la obra completa para piano del gaditano. Asimismo, otros grandes pianistas españoles de mayor juventud se han aproximado al legado de Falla, aprovechando la infinidad de sellos discográficos que han aparecido. Ello ha favorecido que a partir de los 70 tengamos las versiones colosales de Esteban Sánchez (1976), Alicia de Larrocha (1988), Rafael Orozco (1994), Ricardo Requejo (1996), Josep Colom (2000), Joaquín Achúcarro (2012). Otros grandes pianistas que han afrontado satisfactoriamente este corpus son Miguel Baselga, Daniel Ligorio, y en el último lustro Luis Fernando Pérez, Juan Carlos Rodríguez y Gustavo Díaz Jerez.

Registros discográficos

Ordenamos cronológicamente las grabaciones que se aproximan a la totalidad de la obra pianística de Manuel de Falla.

  • Sánchez, Esteban (1976). Manuel de Falla – Su música para piano. España: Ensayo.
  • Larrocha, Alicia de (1988). España: Hispavox.
  • Orozco, Rafael (1994). Noches en los jardines de España y la obra para piano de Falla. Francia: Audivis / Naive.
  • Requejo, Ricardo (1996). Falla: The complete works for solo piano. Suiza: Claves.
  • Baselga, Miguel (1998). Manuel de Falla. La obra completa para piano. Suecia: Bis.
  • Colom, Josep (2000). Manuel de Falla, complete piano works. Francia: Mandala (2).
  • Ligorio, Daniel (2007). Falla: Complete piano works (vol.1 y 2). Estados Unidos: Naxos.
  • Díaz Jerez, Gustavo (2008). Manuel de Falla, obras para piano. España: SEDEM.
  • Nishizawa, Azumi (2010). España: Verso.
  • Achúcarro, Joaquín (2012). Falla: Obras Para Piano, Concierto Para Clave (dirección orquestal por Eduardo Mata). Estados Unidos: RCA.
  • Pérez, Luis Fernando (2014). Manuel de Falla. Austria: Mirare.
  • Rodríguez, Juan Carlos (2015). Manuel de Falla. Complete piano music. Austria: Paladino music.
Bibliografía

Para investigar en la vida y obra de Manuel de Falla seleccionamos los siguientes volúmenes:

  • AAVV (2000). Manuel de Falla e Italia. Granada: Archivo Manuel de Falla.
  • GALLEGO MORELL, A. (1999). Sobre Falla. Granada: Universidad de Granada.
  • García del Busto, J. L. (1995). Falla. Madrid: Alianza.
  • Navarro, J. (1999). Falla. Discografía recomendada. Madrid: Península.
  • Persia, J. de (1993). Los últimos años de Manuel de Falla. Madrid: Fondo de Cultura Económica.
  • SOPEÑA, F. (1988). Vida y obra de Manuel de Falla. Madrid: Turner.
  • Torres Clemente, E. (2009). Biografía de Manuel de Falla. Málaga: Arguval.